Anento

Anento

Castillo Medieval

Probablemente de origen árabe, los restos conservados datan de los siglos XIV y XV.

Formaba parte de la línea de castillos de retaguardia del sistema defensivo de la Comunidad de Aldeas de Daroca, cuyo baluarte principal se encontraba en dicha ciudad. El castillo de Anento controlaba y defendía la entrada en la meseta por su rambla.

Una de las actuaciones más importantes de esta fortificación tuvo lugar durante la llamada Guerra de los dos Pedros. En 1358, según los Anales de Aragón de Jerónimo Zurita, Anento fue quemado aunque sus habitantes, refugiados en su castillo, resistieron el asedio.

Desde hace unos años, se está procediendo a la consolidación y restauración de los restos del castillo, del que quedan dos torreones con estancias abovedadas, unidos por varios lienzos de muralla con almenas y saeteras, y un foso excavado en la piedra.

Recientemente se le ha dotado de un acceso a manera de puente levadizo, y de un camino de ronda paralelo a la muralla.

El conjunto se halla junto a un bosquecillo de pinos con zona de picnic.

Retablo Mayor

El retablo Mayor de la iglesia de San Blas es una magnífica estructura gótica, prácticamente intacta, que se conserva en la misma ubicación para la que fue creada, es decir, el ábside de dicha iglesia.

En él, San Blas, el titular del templo, comparte protagonismo con la Virgen de la Misericordia y con un inusitado Santo Tomás Becket.

Se trata de un retablo formado por un Banco de diez casas y tabernáculo central, Cuerpo de nueve calles y Guardapolvo. En total 37 casas en las que se representan, minuciosamente y con gran riqueza cromática, escenas de las vidas de sus titulares, caracterizados por medio de sus indumentarias y utensilios domésticos como personajes del universo propio de la baja Edad Media.

Está datado a comienzos del siglo XV y fue realizado por el taller de uno de los artistas más famosos del gótico internacional tardío, el aragonés Blasco de Grañén.

Aguallueve

La llamada Rambla de Anento, subsidiaria del Jiloca, forma parte de la Depresión de Daroca, caracterizada en gran parte por la existencia de unas capas calizas, estratificadas y superpuestas, sobre unas capas de arcillas rojizas.

Esta formación geológica se ve muy bien en este municipio, a los pies de su torreón celtíbero.
Las aguas, que se cuelan y circulan libremente a través de los estratos calizos, se encuentran con capas impermeables de arcillas y afloran en los cantiles naturales de la cabecera de dicha rambla en forma de hilillos constantes de agua:
Por eso a este manantial se le ha denominado “Aguallueve”.

El elevado contenido cálcico de estas aguas hace que se calcifiquen las plantas que crecen favorecidas por la humedad ambiental y que se formen tobas o travertinos, unas formaciones rocosas proclives a contener numerosas cavidades e incluso formar pequeñas cavernas.

Sobre las paredes calizas crecen las plantas rupícolas y encuentra refugio una fauna particular como cabras montesas, ginetas y garduñas o diversos tipos de aves rapaces y murciélagos. Pero a los pies del manantial, el valle se convierte en un microclima que favorece la formación de un bosque húmedo en el que abunda el chopo, las hiedras y otras plantas trepadoras, así como viejas nogueras. El bosque se convierte en refugio de una ric.

+ info de Anento

Rutas en Anento
Aguallueve de Anento
Detalle del claustro gótico de la Ig. De S. Blas.
Detalle del retablo mayor de la Ig. De S. Blas.
Detalle del retablo mayor de la Ig. De S. Blas.
Subida al Castillo
Retablo Mayor de la iglesia de San Blas
castillo de Anento
Rutas en Anento
Claustro gótico.
Aguallueve de Anento
Aguallueve de Anento
Aguallueve de Anento
Detalle del retablo mayor de la Ig. De S. Blas.
Iglesia parroquial de San Blas

Archivos descargables

© 2012 | Comarca Campo de Daroca | Creditos